65fa6a3e5ced955f7a5e2f063a627a37

Inspiración: Chistera. Moderna y clásica

Hace unas semanas fue muy comentada la boda de un famoso torero que vistió chistera para su boda en el campo. Cierto es que el uso de este sombrero está asociado a bodas de otros lugares y/u otros épocas. Sinceramente, la elección del torero no me gustó, más que nada porque evidenciaba que la elección de vestir chistera se debió meramente a su baja estatura y, más que disimularlo, evidenció estar acomplejado, disfrazando todo el evento de un aire nobiliario que ni “pegaba ni llegaba”. En un intento de no llamar demasiado la atención, exigió la misma etiqueta para el resto de invitados. Muchos y muchas, menos mal, salvaron este disparate. Torero con chistera, raro suena.

Pero ¡no!, no tenemos nada en contra del sombrero chistera. Todo lo contrario. El bienllamado “sombrero de la elegancia” o sombrero de copa alta fue la invención de un inglés (seña de identidad inconfundible) al que multaron las autoridades por llevar un complemento tan llamativo, pero como si de un “viral” se tratase, al poco tiempo se convirtió en prenda de etiqueta imprescindible en los grandes acontecimientos y en un complemento del vestuario de las clases más acomodadas. La estilización de la prenda provoca que parezcamos más altos y más esbeltos, y por tanto, más elegantes.

Hoy en día se usa para grandes eventos sociales como las carreras de Ascott o para bodas, aunque se ha convertido en un elemento algo arriesgado. Además, aunque mayoritariamente lo han usado hombres, los sombreros no entienden de sexos y lo usa igualmente las mujeres. Y no sólo para cubrirse la cabeza, sino también en forma de tocados. El paso del tiempo ha hecho que la chistera haya modelado su forma adaptándose a las modas: colores más vistosos, materiales más ligeros, menos altura de la copa, alas más estrechas… por lo que podemos vestir chisteras para todos los gustos.

La moda steampunk (estilo que imita la moda victoriana mezclando tecnología anacrónica y retrofuturista) ha aumentado la popularidad de esta prenda, reinventando su estética, usos y materiales, sin perder la elegancia que la hace única.

A continuación os dejamos una selección de las mejores formas de llevar chistera en un tema muy nuestro: ¡las bodas! Novias, novios, invitados, padrinos; blancas, negras, verdes, azules; cuero, fieltro, seda, paja… chisteras para todos los gustos.